miércoles, 2 de diciembre de 2015

DÉJAME QUE TE CUENTE...III

"Si quieres llegar a donde la mayoría no llega,
necesitas hacer algo que la mayoría no hace"





LAS ALAS SON PARA VOLAR

Cuando se hizo mayor, su padre le dijo:
  - Hijo mío: no todos nacemos con alas. Si bien es cierto que no tienes obligación de volar, creo que sería una pena que te limitaras a caminar teniendo alas que el buen Dios te ha dado.
  - Pero yo no sé volar -contestó el hijo.
  - Es verdad... -dijo el padre. Y, caminando, lo llevó hasta el borde del abismo de la montaña.
  - ¿Ves, hijo? Éste es el vacío. Cuando quieras volar vas a venir aquí, vas a tomar aire, vas a saltar al abismo y, extendiendo las alas, volarás.
El hijo dudó.
  - ¿Y si me caigo?
  - Aunque te caigas, no morirás. Sólo te harás algunos rasguños que te harán más fuerte para el siguiente intento -contestó el padre.
El hijo volvió al pueblo a ver a sus amigos, a sus compañeros, aquellos con los que había caminado toda su vida.
Los más estrechos de mente le dijeron:
  - ¿Estás loco? ¿Para qué? Tu padre está medio loco...¿Para qué necesitas volar? ¿Por qué no te dejas de tonterías? ¿Quién necesita volar?
Los mejores amigos le aconsejaron:
  - ¿Y si fuera cierto? ¿No será peligroso? ¿Por qué no empiezas despacio? Prueba a tirarte desde una escalera o desde la copa de un árbol. Pero...¿desde la cima?
El joven escuchó los consejos de quienes le querían. Subió a la copa de un árbol y, llenándose de coraje, saltó. Desplegó las alas, las agitó en el aire con todas sus fuerzas pero, desgraciadamente, se precipitó a tierra.
Con un gran chichón en la frente, se cruzó con su padre.
  - ¡Me mentiste! No puedo volar. Lo he probado y ¡mira el golpe que me he dado! No soy como tú. Mis alas sólo son de adorno.
  - Hijo mío -dijo el padre-. Para volar, hay que crear el espacio de aire libre necesario para que las alas se desplieguen. Es como tirarse en paracaídas: necesitas cierta altura antes de saltar. Para volar hay que empezar asumiendo riesgos. Si no quieres, lo mejor quizá sea resignarse y seguir caminando para siempre.

Hoy quería traeros otro cuento de Jorge Bucay, uno de esos cuentos que te hacen reflexionar, que te hacen tirar hacia adelante sin mirar atrás, que te enseñan a vivir sin mirar las piedras del camino y que te enseñan a que puedes ser lo que te propongas, sólo tienes que perseguirlo... Espero que os haya gustado... y gracias por vuestras visitas y comentarios...=D


X  O  X  O





6 comentarios:

  1. Que nada ni nadie te corten las alas que los Dioses te dieron para volar!!!
    Besitos, Emi

    ResponderEliminar
  2. Q bonito , pues la verdad que las alas tienen un significado excelente Besos
    Mari Carmen

    ResponderEliminar